Camila Velvet | Proceso Artesanal
21425
page-template-default,page,page-id-21425,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.4,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive

PROCESO ARTESANAL

 

Camila Velvet utiliza en la realización de sus prendas la seda natural, producida por la especie Bombyx Mori, gusano que eclosiona simultáneamente al crecimiento de las hojas del árbol de la Morera, a partir del inicio de la primavera.

 

La sericina o dextrina, líquido que segrega el gusano y que se solidifica en contacto con el aire, se convierte en el hilo de seda que teje y forma el capullo, estructura oval formada por un hilo continuo que puede llegar a medir varios kilómetros.

 

 

La técnica milenaria originada en China para la obtención de la seda y su uso comercial es la de sumergir el capullo, antes de su eclosión, en agua hirviendo y devanar el hilo continuo de seda para posteriormente tejerlo y realizar los distintos tipos de seda, según sea la forma de la trama y la urdimbre, del hilado y el ligamento.

 

Los tipos de seda utilizados son sedas especiales para pintar que no tienen ningún tipo de aprestos o aditivos.

 

La pintura empleada son pigmentos reactivos hidrosolubles, no tóxicos de origen.

 

 

En el proceso de pintura sobre seda se utilizan grandes bastidores en los que se tensa la seda con chinchetas especiales de tres puntas para crear una superficie uniforme, lisa y resistente.

 

Una vez realizados todos los diseños, se selecciona la posición de los dibujos en cada una de las prendas, ubicando cada uno en el patrón.

 

El dibujo original, con la forma del patrón previamente realizado sobre papel, se traslada a la seda, aplicando el trazo con gutta (gutapercha), resina natural sólida y flexible proveniente de árboles del género Pallaquium, originario de ambientes tropicales del sureste asiático y que hace de reserva para que no se expanda la pintura.

 

 

Los degradados y tonos deseados se pintan con pincel, utilizando para ello las pinturas específicas antes comentadas.

 

Para el fijado permanente de la pintura, se envuelve la seda en papel, para colocarlo suspendido en una máquina de vapor donde la pintura sobre seda se fija durante unas tres horas. Posteriormente se lava y plancha la seda húmeda para que ésta tenga buena caída.